Versos y estrofas

Alejandrino (Versos)

Estructura. Estrofas. Poesía. Versos. Consiste en un verso de catorce sílabas. Es un verso de arte mayor.

¿Cómo es la estructura de un verso Alejandrino?

De origen francés, los versos Alejandrino estan compuesta por dos hemistiquios de siete sílabas cada uno. Tanto el primer hemistiquio como el segundo deben respetar las reglas de la métrica y pueden terminar en palabra llana, aguda o esdrújula, además que las vocales situadas entre los hemistiquios no conforman Sinalefa.

Es decir, cada hemistiquio que conforma al verso alejandrino, se entiende como un verso independiente de 7 silabas, y la métrica total debe ser de 14 silabas.

Muchas veces suelen ser versos compuestos separados con una coma o cesura, que divide el verso de forma visual y sonora, pero esto puede no ocurrir ya que puede ser entendidos como de una sola frase compuesta por dos hemisticos.

Tal como sucede con el Endecasílabo se considera al verso Alejandrino un verso culto y de un gran valor poético.

Los versos alejandrinos son polirrítmicos:
– Ritmo trocaico: si el acento se sitúa sobre la segunda silaba y queda la primera como débil.
– Ritmo dactílico: si el acento recae sobre la tercera y las dos primeras son débiles.
– Ritmo mixto: si una cláusula trocaica va seguida por otra dactílica.

El verso Alejandrino y las letras de canciones

En la canción, el verso alejandrino no es uno de los versos más populares pero si es muy utilizado por autores, y cantautores, en especial por aquellos cercanos a la poesía. El verso alejandrino un verso difícil de bien lograr y representa un gran reto intelectual ya que lo ideal es mantener la acentuación de los versos de forma simétrica a lo largo de la estrofa, mientras que se cumple con la regla de la métrica que son requeridas para su conformación.

En la música suelen aparecer el Alejandrinos tanto de forma simple como compuesta, aunque la forma ideal y culta es esta última.

Ejemplos de estrofas y versos alejandrinos en canciones

Es honra de los hombres proteger lo que crece,
cuidar que no haya infancia dispersa por las calles,
evitar que naufrague su corazón de barco,
su increíble aventura de pan y chocolate
Armando Tejada Gómez y César Isella – Canción para un niño en la calle

Dos meses en un barco viajó mi corazón.
Dos meses añorando la voz del bandoneón.
El tango es puerto amigo donde ancla la ilusión.
Al ritmo de su danza se hamaca la emoción.
De noche, con la luna, soñando sobre el mar,
el ritmo de las olas me miente su compás.
Bailemos este tango, no quiero recordar.
Mañana zarpa un barco, tal vez no vuelva más.
Homero Manzi y Lucio Demare – Mañana zarpa un barco.

Todavía cantamos, todavía pedimos,
todavía soñamos, todavía esperamos,
a pesar de los golpes que asestó en nuestras vidas
el ingenio del odio desterrando al olvido
a nuestros seres queridos.
Víctor Heredia – Todavía cantamos. El último verso cuenta con 8 sílabas. El tercero verso cuenta con 15, pero se puede interpretar como sinalefaasestóen” dando también un total de 14.

Septiembre es un cadáver con los ojos abiertos,
eta vuelve a su torva catarsis en logroño,
el sábado cumplimos treinta y pocos conciertos,
los de mi quinta riman mejor con el otoño.

el páramo se cala su boina barojiana,
su colonia barata de posguerras civiles,
el futuro imperfecto ya es hoy por la mañana,
dos pájaros de un tiro campan por los madriles.
Joaquín Sabina – Alejandrinos de septiembre. Este poema esta compuesta enteramente con versos alejandrinos.

Por su pinta poeta de gorrión con gomina,
por su voz que es un gato sobre ocultos platillos,
los enigmas del vino le acarician los ojos
y un dolor le perfuma la solapa y los astros.

Grita el águila taura que se posa en sus dedos
convocando a los hijos en la cresta del sueño:
¡a llorar como el viento, con las lágrimas altas!,
¡a cantar como el pueblo, por milonga y por llanto!
Astor Piazzolla y Horacio Ferrer – El Gordo triste. Esta canción esta compuesta con versos Alejandrinos y Endecasílabos.

En este mismo instante,dos manos semejantes
a las que tenes puestas , donde se acaba el brazo
amasan el peligro , gatillan un balazo
o encuentran una herida,con sangre que la irriga
como esa catarata que vuelca la corbata.
Miguel Cantilo – En este mismo instante

Deja tu opinión

Click aqui para comentar


¡No quiero perderme nada!



En breve lo estarás recibiendo. ¡Revisa tu correo!